Fundación Sin TABÚ

Nosotros Constructores de cambio

Mariana y Alejandra, la historia de un sueño

Dos jóvenes mujeres se unieron para engranar visión y pasión por el servicio social.

Mariana Parra desde su adolescencia mostró sensibilidad hacia las problemáticas sociales especialmente el embarazo adolescente y los niños en situación de calle. Preocupada por ayudar a niños, niñas y adolescentes y resolver la problemática que ellos padecen y las consecuencias que para la sociedad esto significa, aumento de la pobreza, la desigualdad e índices de criminalidad, entre otras; se dispuso a buscar aliados, quienes la ayudarán a materializar su sueño. En esta búsqueda se cruzó con Alejandra Placeres, compañera de estudios en sus años de secundaria.


Alejandra egresada como Trabajadora Social siempre había mostrado especial preocupación por el valor de la mujer y el empoderamiento femenino. La exaltación de la mujer, la promoción de vidas saludables, productivas y libres de violencia, su meta.


En la comunidad de esperanzas y proyectos de vida, estas dos mujeres unificaron criterios, siendo que la atención de los niños en situación de calle es una problemática compleja, decidieron abordar la raíz de la consecuencia, prevenir el embarazo adolescente, origen de otros males sociales; niños abandonados en las grandes avenidas de nuestro país y mujeres dependientes en hogares disfuncionales con pobreza extrema. Así se propusieron diseñar estrategias para promover la prevención del embarazo en los adolescentes, difundir información clara y Sin Tabú.


A partir de 2013, Mariana y Alejandra constructoras de futuro, decidieron establecer un proyecto, crear una Fundación. Entendiendo que por medio de la educación es que podremos lograr el cambio.


Nuestra Fundación no es más que la realización de un sueño.